Parte 2 12-12-2017 23:18 (UTC)
   
 


Con el paso del tiempo los animales humanos empezamos a seguir nuestro lado humano más que nuestro lado animal (¿o quizás fue al revés?) y las peleas de perros fueron cada vez más objetadas.

Aunque todavía seguían llevándose a cabo peleas clandestinas entre perros, la creación del American Kennel Club en 1884 produjo un cambio radical en el uso que se les daba a los perros en América. Ya no eran solamente animales de trabajo, sino que también eran perros de exposición.

 

Dada la mala imagen de los perros pitbull en ese momento, el American Kennel Club se negó a registrarlos, ya que sus fundadores no querían relacionar a esa institución con las peleas de perros (algo muy comprensible). Como respuesta a esta negativa se creó el United Kennel Club, una institución que registraba razas caninas no aceptadas por el American Kennel Club.


Forzado a incrementar el número de perros inscritos, en 1963 el American Kennel Club incluyó al pitbull entre las razas aceptadas. Sin embargo, para evitar la relación que había tenido la raza con actividades ilegales, se la registró como American Staffordshire Terrier, en alusión a la provincia Inglesa que se supone dio origen a la raza.

La consecuencia fue que muchos perros fueron registrados doblemente, como American Staffordshire Terrier en una institución y como American Pit Bull Terrier en la otra.

Con el tiempo, y debido a que la raza siguió estando relacionada a peleas de perros, el American Kennel Club cerró las inscripciones de pitbulls y actualmente no reconoce la raza. Sin embargo, el United Kennel Club y otras organizaciones como la Asociación Americana de Criadores de Perros (ADBA) reconocen la raza y mantienen un estándar para la misma.

Aunque ignorados por el American Kennel Club, los pitbull modernos fueron reconocidos por el ejército de Estados Unidos y enlistados para servir a las tropas durante la Primera Guerra Mundial.


Sólo que en este caso el pitbull no era el asesino que mataba a los enemigos a fuerza de mordiscos. Era el símbolo del patriotismo americano y el perro que salvaba las vidas de sus camaradas en batalla. Detectaba a las tropas enemigas antes que cualquier otro soldado, transportaba mensajes y su figura se podía ver en las propagandas pro-americanas.



 

Stubby, el pitbull de la 102ava división de infantería fue tan valioso durante la guerra que el ejército de los Estados Unidos le otorgó varias medallas y le concedió el rango de sargento. Miles de años después que sus ancestros fueran los malos de la película, el pitbull se había convertido en un héroe.

stubby

La fama repentina del pitbull hizo que los norteamericanos se enamoraran de esta notable raza. Gracias a eso, muchos personajes famosos de diversas épocas tuvieron pitbulls: Mark Twain, Theodore Roosevelt, Laura Ingalls Wilder, Thomas Edison, Fred Astaire, etc.

La imagen del pitbull también fue utilizada para promocionar marcas de empresas importantes como la RCA.


Sin embargo, el pitbull más famoso de todos los tiempos fue Petey. Este perro actuaba en un programa familiar norteamericano llamado "Pequeños Traviesos" (Little Rascals) y en su tiempo Petey fue tan famoso como lo es Lassie actualmente. La imagen de Petey nunca se asoció con peleas de perros ni ataques a tropas enemigas. En cambio, se asociaba con una mascota fiel a sus pequeños dueños humanos, cuyas travesuras los metían en miles de problemas.



 

El pitbull: de héroe a villano

A pesar de la buena prensa obtenida por el pitbull en décadas anteriores, actualmente es visto por la opinión pública como un perro asesino.

Lastimosamente, las peleas clandestinas de perros siguen existiendo. Además, a partir de la década de los 80, el pitbull fue ganando popularidad entre pandilleros y criminales que no solamente usaron pitbulls como símbolo de poder, sino también para delinquir.

Por esta razón, la raza fue rápidamente estigmatizada y catalogada como peligrosa. A medida que la mala prensa de esta raza aumentaba, muchos ataques de perros fueron descritos por los medios como ataques de pitbulls, incluso cuando no había ningún pitbull involucrado.

Con la presión de la sociedad, influenciada por los medios de comunicación, muchos estados y países han prohibido la tenencia de pitbulls. Lastimosamente, esto no hace más que profundizar el problema de la agresión canina, ya que no se sanciona a dueños irresponsables, sino a una raza que, bajo la supervisión de las personas correctas, puede ser muy amigable con los seres humanos.


Es cierto que los medios suelen hacer eco de las historias en que un pitbull (o un perro cualquiera al que llaman pitbull) ataca, pero ignoran las historias de pitbulls que sirven a la sociedad cada día.

¿Pitbulls que sirven a la sociedad? Sí, existen muchos pitbull que nos ayudan cada día asistiendo a personas con necesidades especiales, trabajando como perros de terapia, detectando drogas en los aeropuertos, rescatando personas en los desastres y alegrando la vida de miles de personas con sus cualidades de mascotas maravillosas.

¿Qué le depara el futuro a esta raza? Nadie lo sabe. Quizás en 50 ó 100 años el pitbull vuelva a ser un héroe. Quizás la raza desaparezca por la mala fama que tiene. Lo único cierto es que nunca dejará de formar parte de la imaginación y el corazón de miles o quizás millones de personas en el mundo entero.

tomado de
>http://www.deperros.org/miscelanea/historia-del-perro-pitbull-1.
>http://www.deperros.org/miscelanea/historia-del-perro-pitbull-2.html

 
  MENU
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
  Publicidad
  CHAT
Hoy habia 6 visitantes (10 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=